Por: Miguel Ángel Eslava B.

Seguro que tienes muchas y muy buenas ideas para emprender un negocio, porque no estas conforme con los que estás haciendo y deseas reinventarte como persona y profesional, independizarse económicamente, alcanzar la libertad financiera y disponer de tiempo y recursos para mejorar tu calidad de vida y disfrutar, mucho más, junto a tu familia, como siempre lo has soñado y deseado.

Es probable que te encuentres en alguno de los siguientes escenarios:

  • Eres un excelente mecánico automotriz, carpintero, panadero y/o pastelero, maestro de obra civil, costurera, haces ricas tortas y/o pasteles, etc.
  • Has practicado algún deporte de manera amateur o profesional, por muchos años, conoces muy bien los detalles, trucos y vericuetos del mismo, tu estado físico así lo refleja, y tus amigos siempre te piden recomendaciones para iniciarse en ese deporte.
  • Eres un profesional independiente (autónomo), contador, médico, odontólogo, sicólogo, abogado, ingeniero, arquitecto, dominas perfectamente un idioma, etc.
  • Eres empleado en una empresa trasnacional, en una petrolera, en una empresa del Estado o en una muy buena y reconocida empresa privada nacional, pero te sientes como un hámster… dando vueltas en la ruedita y además enjaulado.
  • Quieres planificar tu jubilación, porque no quiere que un día te sorprenda, y tu calidad de vida se derrumbe.
  • Estas desempleado y pensando qué hacer.

Déjame decirte que no estás solo, hay muchas personas en igualdad de condiciones y qué no saben qué hacer, cómo arrancar y no tienen el tiempo para analizar la situación..

Ahora, te pregunto: ¿Tienes muchas y buenas ideas para iniciar un negocio, conocimientos, talento, experiencia y puedes disfrutar y ser reconocido por lo que harías y hay personas y/o empresas que necesitan tu producto o servicio y pueda pagar por ello? Si has respondido que sí a estas preguntas, entonces el éxito está esperando por ti, solo tienes que tomar el toro por los cuernos, focalizarse, comprometerte, tomar acción, prepárate y buscar la ayuda que sea necesaria para alcanzar esa meta que siempre has soñado. ¿Sabes? ¡La único que no te deja arrancar y avanzar, eres tú!

Déjame decirte que el mundo no se te ha acabado, posiblemente no estas consciente de tus capacidades o no te has valorado lo suficiente.

¿Cuántas veces un amigo, compañero de trabajo, tu jefe, su conyugue, un familiar, solo por mencionar algunas personas que están o han estado cerca de ti, te han felicitado o te han hecho cumplido como:

  • Qué rico te ha quedado eso que has cocinado, deberías hacer para vender.
  • Tus presentaciones son siempre espectaculares, cuando hablas cautivas a la audiencia, conoces y dominas el tema del cual estuviste hablando, por tres horas sin parar. Por qué no enseñas sobre el tópico, dictas conferencias, asesoras y/o escribes un libro.
  • Eres un excelente odontólogo, por qué no amplias el consultorio, estableces una clínica y, por qué no, pones sucursales en la ciudad y en otras regiones del país, quizás podrías crear una franquicia.

Seguro que, si te han dicho cosas como estas, y te has limitado a dar las gracias, pero no te has percatado del potencial que tienes, porque te parece que lo haces tan fácil, natural, sin mucho esfuerzo y además lo disfrutas… te sienes como pez en el agua. Si esto es lo que te ocurre, entonces, eso es un reflejo de lo bueno que eres y no lo has concientizado.

Si has llegado hasta aquí y te sientes identificado con lo que has leído, déjame decirte que el primer paso para reinventarte y emprender un negocio, solo lo puedes dar tú y depende absolutamente de ti.

Si tienes un empleo, no es recomendable renunciar o abandonar el trabajo que tienes ahora, puede ser muy riesgoso, pero sí deseas reinventarte y emprender un negocio, virtual o físico, puedes trabajar en paralelo y tomar tiempo para reflexionar, prepararte (estudiar, leer, investigar) y buscar ayuda, de personas experimentadas, y que te lo tomes en serio, con disciplina, constancia y dedicación la planificación del futuro de tu vida personal, familiar y empresarial, que siempre has soñado. En otras palabras, toma acción, el momento es ahora, estoy seguro que ¡el éxito espera por ti!